Jesús Gamarra López

Featured Image

Mi nombre es Jesús Gamarra López, nací en un pequeño pueblo del norte de Madrid llamado Alcobendas un 22 de noviembre de 1964. Cursé estudios en un colegio de la localidad y una vez graduado me fui voluntario a prestar el servicio militar en el Ejército del Aire y después me preparé las oposiciones para Policía del Ayuntamiento de Alcobendas, lugar donde estoy desde hace 32 años.

Ya desde pequeño se me daba bien el dibujo y a los 9 años empecé a dar clases en la escuela municipal de pintura hasta los 14 años. Empecé, creo que casi como todos los miniaturistas, montando las maquetas de Tamiya y pintando los soldados que las acompañaban (lo que más me gustaba). Después de unos años sin hacer ningún tipo de miniaturismo, coincidí en un curso de investigación de accidentes con un compañero de otra localidad al que también le gustaban las maquetas y retomé la afición.

En 1987 vi en una revista de modelismo un anuncio de una tienda que se llamaba El soldado de plomo y donde liquidaban los esmaltes de humbrol. Cuando fui a esa tienda vi que solo se dedicaban a la venta de miniaturas militares metálicas y compré mi primer soldado de plomo. Cuando me decidí a pintarlo no sabía que tipo de pintura se utilizaba para ello y volví a la tienda para comprar la pintura (eran de la marca Pelikan gama Plaka y de la marca Talens gama Decorfin; posteriormente de la marca Almirall y el fabricante era Acrílicos Vallejo) y de paso unas cuantas figuras más. También me enteré que habían dado un cursillo de pintura y que más adelante darían otro. Con el paso del tiempo la tienda cambió del nombre llamándose ahora F.M. Beneito y tras preguntar allí por los cursos de pintura, me pidieron que llevase alguna figura pintada para ver el nivel del curso en el que me tenía que apuntar y cuando llevé las figuras me propusieron que yo fuese el profesor del curso y así fui dando cursos gratuitamente unos cuantos años en esa tienda.

Allí fue donde me enteré de los concursos que había en el extranjero y que el más prestigioso era Euro-militaire en Folkestone, Inglaterra donde llevo concursando desde el año 1990 hasta hoy.

Yo empecé a pintar figuras metálicas, como anteriormente dije, con Plaka y Decorfin, y posteriormente con la pintura que comercializaba la marca de miniaturas Almirall (una pintura acrílica hecha por Acrílicos Vallejo, en aquél tiempo desconocido) y después con la gama film color de Acrílicos Vallejo y desde entonces continúo pintando con colores de esta marca (para mi es la mejor). Comencé a desarrollar el sistema de pintura acrílica que empezaron a llamar “escuela española” y que consistía en aplicar una capa de pintura base y una vez bien seca ir añadiendo una pequeña cantidad de pintura más clara cada vez e ir aplicándola a la figura superponiendo una capa sobre otra para simular un difuminado del color, ya que la pintura acrílica se seca en segundos una vez aplicada a la figura, y en la medida que se van aplicando las luces se va reduciendo la superficie a iluminar creando así el volumen de la figura. Después se añaden las sombras partiendo de nuevo de la pintura base y se va añadiendo poco a poco pintura de tonos más oscuros y siendo ésta mezcla muy aguada (transparencias).

Yo siempre antes de empezar a pintar una figura recopilo toda la información que me es posible (creo que es fundamental para un miniaturista histórico documentarse y reproducir la miniatura lo más fiel posible), después repaso las rebabas del molde y coloco pernos en las piezas que no se pueden pintar con la figura montada y hago el terreno (para mi también muy importante ambientar correctamente la figura) una vez bien situada la figura en el terreno, pinto el mismo. Después empiezo a pintar la figura por los ojos (es una de las tareas más complicadas de la pintura de una figura) pinto la carne y después empiezo desde arriba hacia debajo y por último los accesorios (fusil, sables, bayonetas, banderas, etc)